Imágenes, Impactante, Videos

Así Está Ahora el Niño Sirio Sobreviviente de Alepo. Asegura Que Dios Lo Salvó

Hace un año, en agosto de 2016 se dio la noticia en múltiples medios de comunicación en todo el mundo, sobre los ataques que sufría Siria, pero de entre todo el dolor y devastación que se podían ver en las imágenes, hubo algo que conmovió al mundo entero: la imagen de un pequeño niño sirio de cinco años que había sobrevivido.

La forma en la que el pequeño, lleno de polvo, tierra, y sangre en todo su cuerpo, sentado en una silla mientras esperaba a ser atendido por los servicios de emergencia, era tan desgarradora que resultaba imposible no soltar, de menos, unas lágrimas al mirarlo.

1

El niño se encontraba en la ciudad de Alepo, la cual había sido bombardeada, dejando al pequeño Omran Daqneesh sin hogar por el ataque de Bashar Al-Ásad, actual presidente de Siria. Una guerra que tiene un poco más de seis años de existir, es decir, el niño nació y ha vivido toda su vida con la guerra en activo.

 

 

La guerra ha tomado miles de vidas inocentes, y afectado enormemente la de otros muchos miles. El dolor de tantos ataques tomó como símbolo la imagen de este pequeño niño, inocente de todo lo que ocurría, y sin embargo una muestra fiel de las consecuencias. El pequeño estaba totalmente asustado, con la mirada perdida, pero cuando los paramédicos lo atendieron él no dejaba de decir que Dios lo había salvado del ataque. Aunque el niño logró sobrevivir, su hermano mayor de 10 años de edad, murió.

2

La historia del niño hizo que la atención se pusiera en él, lo que ayudó a que su vida mejorara, y ahora, un año después de ese espantoso día, su vida es completamente diferente.

Acaba de dar una entrevista a un show de televisión de Líbano, a uno de los programas simpatizantes del gobierno de Ál-Asad, en donde se le ve muy feliz.

3

El pequeño Omran vive aún con su familia, y aún siguen en Alepo, en una casa que les fue cedida, pero siguen en el mismo peligro de antes, que aunque en una nueva zona éste es menor, y al niño se le ve esperanzado y feliz, lamentablemente podría sufrir de lo mismo de hace un año: más ataques.

 

 

 

Facebook Comments